Ene 26
2013

¿Tu cisterna pierde agua?

¿Estás cansad@ de ver como tu cisterna pierde agua? Tal solo con dedicarle un poco de tu tiempo, este ruido tan molesto y esa pérdida de dinero y de agua desaparecerán.

La mayoría de las veces la avería de una cisterna que gotea es debida fundamentalmente a dos causas. Bien el pulsador no baja, y por lo tanto no corta la salida de agua, o pese a que el pulsador baja el corte de agua total no se produce.

La causa más normal de que el pulsador no baje es la dilatación de la junta del descargador. Con el paso del tiempo la junta del descargador tiende a dilatarse y por lo tanto a aumentar su diámetro. El aumento de tamaño hace que la junta roce con el lateral del descargador e impide que el pulsador baje

Cuando el pulsador baja pero continúa saliendo agua se debe a la deformación de la junta. La deformación hace que la junta no tapone de manera estanca el orificio de descarga y permite la filtración de agua.

La solución a estos problemas es evidente. Hay que reemplazar la vieja junta por una nueva. En este artículo intentaremos explicarte cómo hacerlo paso a paso.

  • Cierre de la llave de suministro de la cisterna y descarga la cisterna. Aunque este paso es evidente, no serías la primera persona en olvidarlo.
  • Para abrir la tapa de la cisterna retira el pulsador desenroscando el embellecedor, con él saldrá el pulsador.
  • Una vez retirada la tapa de la cisterna tienes el descargador a mano. Desenróscale para sacarle. Es probable que te cueste algo de trabajo ya que entre el descargador y la cisterna hay una junta de goma que refuerza el apriete a la vez que asegura la estanqueidad.
  • Separa el elemento basculante del cuerpo del descargador y retira la tapa para poder sacar el émbolo de su interior. La tapa está sujeta con las pestañas laterales; te puedes ayudar con un destornillador. Retira la junta en mal estado.
  • Ve a una tienda de repuestos de fontanería y adquiere una nueva junta. Colócala y arma el descargador en sentido inverso a su desmontaje. Algunos sistemas de descarga obligan a retirar la cisterna por completo ya que, de lo contrario, es imposible volver a enroscar el descargador. Si este es tú caso continua leyendo.
  • Primero separa el latiguillo que va desde la llave de paso hasta la cisterna. Después por la parte inferior la cisterna hay unas palomillas enroscadas en unos tornillos que aseguran su sujeción. Debes desenroscarlas para extraer la cisterna. Cuando la tengas fuera puedes enroscar cómodamente el sistema descargador de la cisterna. Vuelve a colocar la cisterna, conecta el latiguillo y problema resuelto.

 Tan solo siguiendo estos seis pasos podrás arreglar este problema siempre que te surja. Es muy sencillo y fácil y en menos de diez minutos podrás dejar atrás el problema, siempre que dispongas de un poco de maña y de las herramientas necesarias.

¡¡¡ BUEN TRABAJO!!!

This entry was posted in Hogar y Tiempo Libre, Negocios, Páginas Personales, Recursos Referencias. Bookmark the permalink.

Deja un comentario